Planificación y gestión orientada a resultados

Retrato de una niña del Caribe, beneficiaria de la Cooperación Española

 

La Cooperación Española hace una apuesta explícita por enmarcar sus acciones bajo un enfoque de resultados de desarrollo. Atendiendo a sus ámbitos de actuación, la finalidad es que esos resultados se produzcan tanto en el terreno de la cooperación al desarrollo, como en el de la ayuda humanitaria, o en el de la educación para el desarrollo.

Dentro de este contexto, los resultados de desarrollo deben quedar expresamente definidos en los procesos de diálogo que se establecen con los países socios. Con el objetivo de aumentar la eficacia de sus actuaciones, la gestión orientada a resultados de desarrollo se aplica en terreno a través del establecimiento de los Marcos de Asociación País (MAP).

Por otro lado, en el ámbito multilateral también se establece este tipo de gestión a través de los Marcos de Asociación Estratégica (MAE) con Organismos Multilaterales de Desarrollo (OMUDES) con la finalidad de conseguir una mayor eficiencia en el uso de recursos con el establecimiento de acuerdos más selectivos y estratégicos.

Con esta perspectiva y mediante una adecuada gestión del conocimiento, se han puesto en práctica acciones que involucran a todas las áreas de trabajo definidas por la Cooperación Española que pretenden su optimización a través de:

  • La mejora del trabajo con la totalidad de los actores, mediante una planificación orientada explícitamente a resultados, empleando una metodología participativa y responsable en cuanto a la transparencia de la gestión y la ejecución de los presupuestos.
  • La mejora de las capacidades para alcanzar mayor cobertura de actuación, por medio de la creación y fortalecimiento de redes de puntos técnicos y focales, y la adaptación de la planificación a los ciclos marcados por la propia Cooperación Española.
  • La mejora en el seguimiento de los pretendidos resultados a través de un sistema de evaluación ágil y fiable que permita aprovechar las lecciones aprendidas y la diseminación de las buenas prácticas.

Para ello, se impulsa un conjunto de acciones entre todos los actores que forman parte de la Cooperación Española:

  • Desarrollo de un plan de formación específica en gestión orientada a resultados de desarrollo.
  • Ejecución de un análisis comparativo entre los sistemas de gestión empleados por diferentes donantes, y producción de material informativo y didáctico al respecto.
  • Revisión y actualización de los Marcos de Asociación País existentes, con el fin de dotarlos de medios técnicos que faciliten su seguimiento y evaluación.
  • Puesta en marcha en la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo de una herramienta para el seguimiento de sus actuaciones.
  • Designación de responsables encargados de estos fines dentro de una red de puntos focales.
  • Fortalecimiento de capacidades para el seguimiento y la evaluación de la actuaciones entre los demás actores y socios de la Cooperación Española, y
  • Ampliación de los canales de comunicación entre los distintos agentes, con el objetivo de alcanzar una armonización real en las intervenciones.